-5.2 C
Ushuaia
InicioSociedadQue no te roben tus Bitcoin o criptomonedas: 7 consejos de seguridad...

Que no te roben tus Bitcoin o criptomonedas: 7 consejos de seguridad importantes

Si invertís en Bitcoin u otra criptomoneda, aplicá los siguientes consejos de seguridad criptográfica para que puedas asegurarte de que utilizas todas las mejores prácticas para mantener tus inversiones seguras. 

Una de las consideraciones más importantes para proteger Bitcoin y otras criptomonedas es tener una buena seguridad en línea en general.

Usá buenas contraseñas

La primera regla en la seguridad de Internet en general es tener buenas contraseñas. Deben ser largas, complejas y difíciles de adivinar. Cuanto más tiempo dediques a generarlas, mejor.

Tener un administrador de contraseñas

La mayoría de los administradores de contraseñas ofrecen la opción de generar contraseñas aleatorias que son un completo galimatías. Si tenés un buen administrador de contraseñas y podés asegurarse de recordar la única contraseña para desbloquear el administrador, no tendrás que preocuparte por no tener idea de cuáles son tus otras contraseñas.

Si sentís la necesidad de crear una contraseña memorizable, las opciones para contraseñas más largas incluyen palabras encadenadas con conectores en el medio, por ejemplo:

River$Plate&tu%grato*[email protected]

La mayoría de los administradores de contraseñas ofrecen la opción de generar claves aleatorias que son un galimatías.

Otras opciones para el almacenamiento de contraseñas incluyen mantenerlas en una caja fuerte a prueba de fuego a la que solo vos tenés acceso. Este puede ser un buen lugar para guardar la contraseña de tu administrador de contraseñas.

Aseguráte de no reutilizar la misma contraseña en varios sitios. Si una se ve comprometida y tu nombre de usuario es simplemente tu correo electrónico o algo común, como la letra inicial de tu el apellido, un pirata informático puede revisar fácilmente la lista y obtener acceso a tu información en otros sitios web, incluidas las tarjetas de crédito y las direcciones personales físicas y virtuales. Esto lleva al siguiente punto…

Te recomendamos no almacenar tus contraseñas en un navegador, como permitir, por ejemplo, que Google Chrome recuerde tu contraseña. Si alguien obtiene acceso a tu dispositivo, tus contraseñas estarán disponibles con facilidad. Tener tus contraseñas en un solo lugar (administrador de contraseñas) es más seguro.

Aunque puede que no facilite las cosas, es recomendable no almacenar la información de tu tarjeta de crédito en los sitios web. Si el sitio web se ve comprometido, los piratas informáticos pueden obtener acceso. Además, nunca ingresés la información de tu tarjeta de crédito en un sitio web que no esté encriptado, en otras palabras, que no comience con https.

Si deseás tener mucho cuidado con las tarjetas de crédito, así como con otra información muy confidencial, algunos te aconsejarán que apagues los dispositivos de escucha, como Alexa o Echo o Google Home, o si sos escéptico, cualquier cosa con la aplicación de Facebook instalada. Así sumarás una capa adicional de protección.

Sin embargo, teniendo en cuenta todas las cosas, una consideración básica que no se puede pasar por alto: si elegís usar uno, aseguráte de cerrar sesión en tu administrador de contraseñas cada vez que termines de usarlo.

Una caja fuerte puede ser una alternativa para proteger contraseñas.

También bloqueá tu computadora o teléfono móvil, en especial si trabajás en un área pública. Las herramientas de seguridad solo funcionan cuando se implementan en forma correcta.

Habilitá la seguridad de dos factores (2FA)

Otra consideración importante es habilitar la autenticación de dos factores en cualquier lugar que puedas, especialmente para el correo electrónico y cualquier cosa relacionada con las finanzas. Las aplicaciones y los sitios web más seguros utilizan 2FA para asegurarse de que eres quien dices ser.

Mantené la seguridad de la red de Internet

Con respecto a tener una mentalidad general de seguridad, algunos otros conceptos básicos importantes incluyen bloquear el acceso a Internet de tu hogar con una contraseña segura y habilitar un wifi de invitado por separado.

Además, debés tener cuidado al unirte a un wifi. La mayoría de los entusiastas de las criptomonedas preocupados por la seguridad usan una red privada virtual (VPN, sigla en inglés).

Asegurá tu frase inicial

Una de las consideraciones más importantes para administrar tus inversiones en criptografía como Bitcoin es almacenar en forma correcta tu frase inicial, que también se conoce como frase de recuperación.

Tu frase de doce palabras te permite recuperar tu inversión en Bitcoin en otro dispositivo. Por lo tanto, es muy importante que guardes tu frase de seguridad en forma correcta y que nadie más pueda acceder a ella.

La autenticación de dos factores es recomendable para proteger tus inversiones.

Hay varias tácticas diferentes relacionadas con el almacenamiento de la frase inicial. Una forma de mantener tu frase semilla, aunque no infalible, es memorizarla. Las recomendaciones adicionales incluyen dividir la frase de doce palabras y almacenarla en varios lugares diferentes, como varias cajas fuertes a prueba de fuego.

Algunos recomendarán involucrar a otros para ayudar a memorizar la frase: hacer que una persona cercana de confianza maneje una parte de la frase y dividirla entre varias personas, aunque otros recomiendan no dejar que nadie más conozca una parte o la totalidad de su frase inicial.

Otra opción potencial para su frase inicial es cifrarla y almacenarla en un administrador de contraseñas, o almacenar partes de ella en varios administradores de contraseñas.

La conclusión es cuidar bien la gestión de tu frase semilla y recordar que nunca debés dar tu frase por teléfono, por correo electrónico o a cualquier persona que la solicite.

Mejores prácticas de seguridad de billetera criptográfica

Cuando se trata de almacenamiento criptográfico, existen algunas reglas universales básicas en las que la mayoría de los entusiastas de las criptomonedas como Bitcoin están de acuerdo.

En primer lugar, no guardes la totalidad o la mayor parte de tu criptografía en un intercambio. Si tu criptografía se deja en un intercambio, existe el riesgo de que el intercambio sea pirateado o quiebre.

Aunque los medios lo representan como una moneda física, Bitcoin es un activo 100% digital.

El lugar más seguro para almacenar criptografía es una billetera sin custodia. Con ella tenés control completo de tus claves privadas. Respecto a cuál billetera es la mejor, existen diversas opiniones sobre los tipos más seguros de billeteras criptográficas (carteras de papel, billeteras de hardware, almacenamiento en caliente).

Una cosa es cierta, no debés guardar todas tus criptomonedas en un solo lugar, en especial si tenés una cantidad considerable. De esta manera, si uno se ve comprometido, no todo se perderá o será robado.

Se recomienda aplicar la seguridad de múltiples factores (“multisig“). Este es el mismo concepto que la autenticación de dos factores. Uno debe cerrar sesión en una transacción criptográfica desde múltiples dispositivos (computadora, teléfono móvil).

Esto ayuda a minimizar la posibilidad de que un pirata informático robe criptografía con éxito en caso de que pueda obtener acceso de alguna manera.

Otro factor importante para cualquier persona en el espacio criptográfico es conocer y comprender realmente cómo se roban las criptomonedas como Bitcoin. Las transacciones criptográficas son irreversibles.

Por lo tanto, es esencial verificar dos veces la dirección de la billetera y asegurarse de que nadie tenga acceso a tus claves privadas. Muchos robos de criptomonedas provienen de estafas bien dirigidas con enlaces sofisticados de cebo y conmutador.

Bitcoin es la criptomoneda más famosa del orbe.

Mantené tu información personal en forma privada

Debés ser consciente de la información que brindás, ya sea en forma intencional o no, en especial en las redes sociales. Por ejemplo, al registrarte en las redes sociales, si decís que te encontrás en un lugar específico, también informás a alguien que no estás en casa, lo que lo expone a la posibilidad de que haya ladrones.

Muchos juegos de redes sociales implican dar respuestas a preguntas de seguridad (“ingresa la calle en la que creciste y tu primer modelo de automóvil para descubrir qué tipo eres”), por lo que el mejor consejo aquí es evitar involucrarte con todo esto.

Cuando descargues software o aplicaciones nuevas, aseguráte de saber de dónde provienen. Lo ideal es ir en forma directa a la tienda de aplicaciones o a la web oficial de la empresa.

A veces, una consulta en Google sobre el programa o la aplicación que buscás te llevará a un sitio con spam, lo que podría provocar la instalación de código malicioso en tu dispositivo.

Además, al descargar una aplicación, siempre es bueno verificar los permisos que solicita. Si una aplicación con un propósito simple, como un temporizador, quiere acceder a todas las demás aplicaciones, ubicaciones, contactos y fotos, esto podría indicar un problema. Si podés pagarlo, debés tener un dispositivo separado para tus operaciones bancarias y financieras para minimizar las posibilidades de verse comprometido.

En términos generales, es bueno evitar la publicidad de que tenés muchas criptomonedas como Bitcoin. Incluso si sos muy cauteloso, los piratas informáticos se vuelven más sofisticados cada día, y afirmar en público que tenés criptomonedas te convierte en un blanco fácil.

Las inversiones en Bitcoin puede generar pingües ganancias.

Conclusión

En general, cuando se trata de ciberseguridad y de proteger tu inversión en criptografía como Bitcoin, lo más importante es estar siempre alerta y diligente. Los piratas informáticos se vuelven cada vez más sofisticados, en especial en el espacio criptográfico. Siempre hay una nueva estafa y nadie quiere ser el paciente cero.

El uso de herramientas seguras de compra y almacenamiento, además de tener en cuenta la seguridad y tener buenas prácticas generales de seguridad en todos los ámbitos, es esencial para los poseedores de criptomonedas.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS