4.8 C
Ushuaia
InicioSociedadLa sospecha que angustia a la familia del nene de 13 años...

La sospecha que angustia a la familia del nene de 13 años que fue atacado con un martillo y sigue en coma

Noticias y curiosidades del mundo

Steven Monzón quiso defender a su hermano mayor, a quien cinco adolescentes le estaban pegando frente a la municipalidad de Lomas de Zamora. Recibió tres martillazos y está internado en grave estado. Los familiares reclaman avances en una causa que no tiene ni aprehendidos.

Gonzalo  Molina Prado

15 de junio 2024, 05:59hs

El menor de 13 años está en coma luego de haber sufrido un brutal ataque. (Foto: captura de video/gentileza Familia Monzón).

El menor de 13 años está en coma luego de haber sufrido un brutal ataque. (Foto: captura de video/gentileza Familia Monzón).

Steven Monzón, el adolescente de 13 años que fue atacado a martillazos frente a la municipalidad de Lomas de Zamora, continúa internado en coma en el hospital El Cruce de Florencio Varela. Las leves mejorías que presentó en estos días hacen ilusionar a la familia, que sumó otro golpe en las últimas horas: la posible fuga de uno de los principales agresores. Los angustia que el feroz ataque quede en la nada.

La trastienda del brutal ataque que recibió Steven se remonta al miércoles 5 de junio, cuando él y su hermano fueron a jugar al fútbol a una plaza del barrio. “Les faltaban dos, entonces invitaron a alguno de estos pibes”, contó a TN Jesica Monzón, la prima de la víctima, quien reveló que las cosas no terminaron bien esa tarde.

Leé también: Brutal ataque a un adolescente de 13 años: le pegaron con un martillo por querer evitar un robo y está en coma

Al día siguiente, los dos adolescentes que habían sido invitados al partido juntaron a su grupo de amigos y fueron a buscar a Cristopher (15) para increparlo: “Le quisieron robar, él se defendió y no pudieron”, relató la joven.

Pero el intento de robo fallido no frustró a los agresores que el viernes 7 fueron directamente armados. Los adolescentes, que asisten a la Escuela Secundaria N°7, esperaron a los dos hermanos a que salieran de la Escuela Técnica N°1 y los interceptaron cuando salían para comer. Dos de los agresores tenían un martillo cada uno.

“Ellos salían un rato y volvían a tener talleres. La mamá fue a retirar a sus otros hermanos que van a la primaria a esa hora. En ese momento lo rodearon entre al menos cinco personas y empezaron a pegarle hasta que le sacaron el celular”, relató Monzón.

La prima de las víctimas contó que Steven vio como le pegaban a su hermano mayor y se metió en el medio de la ronda: “Le pegaron hasta que se metieron los compañeros de mis primos. Ellos pudieron sacarles uno de los martillos y se lo dieron a la Policía. Otro pudo recuperar el celular. Ellos buscaron el celular como trofeo”.

Video PlaceholderEl menor de 13 años está en coma luego de haber sufrido un brutal ataque. (Foto: captura de video).

La joven contó que los agresores escaparon a toda velocidad y ninguno siquiera llegó a ser aprehendido por la Policía: “Se fueron cada uno por una esquina distinta. Uno llegó a tomarse un colectivo y los demás se fueron corriendo”.

Jésica reconoció que “existe una rivalidad entre las escuelas” que están separadas a unos pocos metros de distancia. En ese sentido, aseguró que “los alumnos de la media 7 suelen atacar a los más chicos de la Técnica 1″.

En ese sentido, realizó una fuerte denuncia contra las autoridades de la escuela a la que asisten los agresores: “Pidieron que se pongan policías enfrente y cerraron las puertas por miedo a que la movilización vaya hacia ese colegio. No se acercaron ni para solidarizarse”.

Cristopher recibió cuatro puntos por los ataques a martillazos y su familia cuenta que atravesó esta semana con mucho dolor. Afortunadamente, la tomografía salió bien, pero continúa con dolores en la cabeza. Sin embargo, la parte más compleja es la psicológica, dado que su hermano sigue internado.

“Está destrozado, enojado y triste. Se siente culpable, dice que ese golpe era para él y no para su hermano. También está muy enojado porque ninguno de los agresores está preso y porque no le permiten entrar a ver a su hermano”, contó Jesica sobre su primo mayor.

Con respecto a los padres de los dos chicos, señaló: “Están destrozados. Mi tío se instaló en el hospital para cuidarlo y está muy nervioso. Ellos lo cuidan muchísimo. En los ratitos que se despierta, Steven pide por él y él tiene que estar siempre ahí”.

La sospecha que angustia a la familia

Con la investigación frenada y la imposibilidad de mantener detenidos a los agresores, dado que son menores de edad, la familia comenzó a averiguar sobre el paradero de los distintos sospechosos. “Tenemos nombres, apellidos, dirección y absolutamente todo. Solo falta que la justicia se mueva”, dijo Jésica.

Fue en esa investigación que descubrieron un dato que conmovió a los padres de la víctima: “Cristopher reconoció a uno de los que tenía un martillo y su madre le restringió el perfil de Facebook. Pero nos llegaron capturas de que están en Misiones. Nunca dieron la cara”.

“El otro que pegó con el martillo también desapareció, nadie lo ve. Me sorprende que nadie diga que lo vio. Para mí tienen miedo. Todos los chicos y compañeros reconocían quiénes eran y ninguno de esos padres se puso a disposición de la justicia, ni de mis tíos, ni de nada”, reclamó la joven.

La mujer dijo que la denuncia todavía figura como “lesiones leves en riña”, pese al estado de salud de Steven, y aclaró que al ser menores de edad “queda como que fue una pelea y ya”. Además, contó que Cristopher volvió a ir a declarar para poder modificar la carátula.

En ese sentido, aseguró: “No fue una riña, fue un ataque y además hubo un robo. Fue un ataque premeditado con dos martillos. No es que fueron y le dieron en la mano o en la pierna. Fueron en la cabeza a matar”.

La imagen que publicó uno de los compañeros de la víctima. (Foto: Instagram).

La imagen que publicó uno de los compañeros de la víctima. (Foto: Instagram).

Cómo sigue la salud del adolescente de 13 años y la dramática reacción que tuvo

El miércoles pasado le quitaron la intubación a Steven, quien desde el viernes estaba con máscara de oxígeno, y luego trataron de despertarlo del coma farmacológico. Sin embargo, su reacción no fue la ideal y volvieron a sedarlo.

“Cuando lo despertaron tuvo una crisis muy fuerte. Se despertó muy conmocionado, se arrancó todas las vías. Estaba muy mal, estaba muy shockeado. Expresaba muchísimo dolor”, contó Jesica sobre la reacción del adolescente de 13 años ante la quita de los analgésicos.

La prima de la víctima contó que pudieron controlarle la infección, pero explicó que su cuadro sigue siendo crítico. “Por las intervenciones que tuvo, le sacaron dos pedazos del cráneo. Cuando se despertó, lo sintió, se desesperó”.

Leé también: Un auto cayó al Riachuelo, rescataron a una mujer y detuvieron a su pareja: investigan un intento de femicidio

Steven pidió por su hermano mayor: “Cuando se despertó lo primero que hizo fue preguntar por su hermano. Preguntó ´y Cristo donde está´. Pensaba que estaba en el hospital. Solo quería ver a su hermano. Él se durmió y se despertó con ese recuerdo, preocupado por su hermano”.

Con respecto a la evolución de su salud y a las secuelas neurológicas que pueden tener, Jesica explicó: “No sabemos la gravedad del asunto. No sabemos qué secuelas va a tener. Como recién lo estuvieron despertando ahora, y en el ratito que lo despertaron expresó tanto dolor que lo tuvieron que volver a sedar”.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS