-3.2 C
Ushuaia
InicioSociedadInteligencia artificial: ¿quién fue el genio precoz que fundó la tecnología de...

Inteligencia artificial: ¿quién fue el genio precoz que fundó la tecnología de la que todos hablan hoy?

Pocas frases evocan la rápida aceleración de las tecnologías de la información (TI) de nuestra era como “inteligencia artificial“. Hasta hace muy poco, este mundo, para bien o para mal, era nuestro. Pero luego de ascender a la cúspide del reino animal a partir de nuestra inteligencia, ahora nos encontramos cada vez más eclipsados por algo que no tiene “vida”.

La inteligencia artificial se conocía en forma original como “estudios de autómatas”, pero un hombre, John McCarthy, tuvo la lucidez para reconocer que ese nombre era menos que ideal, en gran parte porque pocas personas sabían lo que significaba “autómata”. Así que lo rebautizó como “inteligencia artificial”.

Además de proporcionar este cambio de nombre tan necesario, McCarthy fue una de las figuras seminales de la inteligencia artificial, y se lo considera como el progenitor del campo.

McCarthy nació en la ciudad estadounidense de Boston el 4 de septiembre de 1927. Su madre, Ida McCarthy, de soltera Glatt, era una inmigrante judía lituana que trabajó en diferentes momentos como periodista y trabajadora social. Su padre, John Patrick McCarthy, trabajó como estibador y organizador sindical.

Como cabría esperar de un futuro icono de las ciencias de la computación, a McCarthy le fue bien en el ámbito académico. A pesar de comenzar la escuela tarde debido a una enfermedad infantil, se las arregló para saltarse suficientes grados para terminar la escuela secundaria antes de tiempo en California, donde su familia se mudó para vivir en un clima más propicio para su salud.

El niño prodigio se mantuvo razonablemente saludable, pero en el Instituto de Tecnología de California (Caltech) se encontró con un serio obstáculo: la clase de gimnasia obligatoria.

John McCarthy jugando al ajedrez contra una computadora de IBM en la Universidad de Stanford.

El inventor de un lenguaje clave de programación 

Como muchos fanáticos de las TI, McCarthy era menos que atlético y se negó en forma rotunda a asistir a la clase de gimnasia. Pero Caltech era estricto acerca de las materias obligatorias y lo echó de la escuela.

McCarthy ingresó al ejército de los EE. UU. Y afirmó encontrar sus demandas físicas más agradables que las de la universidad. Nunca vio ningún combate y pasó la mayor parte de su tiempo trabajando como empleado de suministros.

Luego regresó a Caltech, que se había vuelto menos rígido en cuanto a sus requisitos de educación física. Después de graduarse con su licenciatura en 1948, se dirigió a la Universidad de Princeton. Allí obtuvo su PhD. en matemáticas en 1951.

En Princeton, enseñó durante un corto tiempo antes de mudarse a Dartmouth, donde organizó una conferencia de inteligencia artificial en 1956 que resultó clave y sobre la cual se tratará más adelante en esta nota de iProfesional. Luego se dirigió al Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT, sigla en inglés), donde cofundó el laboratorio de inteligencia artificial en 1958.

Por esta época, inventó el LISP. lenguaje de programación, que se convirtió en el lenguaje más utilizado para el diseño de aplicaciones de inteligencia artificial y sigue siendo uno de los lenguajes de programación más antiguos con una influencia generalizada.

McCarthy también fue el primero en implementar el concepto de tiempo compartido, en el que varios usuarios comparten una unidad central de procesamiento, también conocida como “CPU” o, en términos sencillos, el “cerebro de la computadora”.

Un informático galardonado

En 1962, se mudó a Stanford, donde pasó las siguientes cuatro décadas como profesor de ciencias de la computación y donde fundó el laboratorio de inteligencia artificial.

En la década de 1960, el tema de vanguardia de la inteligencia artificial generaba mucho entusiasmo, pero algunos críticos no estaban convencidos de sus capacidades.

Entre los detractores más notables del campo se encontraba el profesor de la Universidad de Berkeley, Hubert Dreyfus, quien veía a la inteligencia artificial como una encarnación moderna de la alquimia. 

Pero McCarthy sabía que no era un alquimista y permaneció impulsado por un deseo insaciable de modelar el razonamiento humano usando computadoras.

Entre las muchas distinciones formales que recibió se destaca el premio Turing de 1971, también conocido como el “premio Nobel de computación”, ya que es el honor más prestigioso en ciencias de la computación.

También recibió la medalla nacional de ciencias (1990); la medalla Benjamín Franklin (2003); membresía en la Academia Nacional de Ciencias; y una gran cantidad de doctorados honorarios. También se desempeñó como presidente de la Asociación Estadounidense de Inteligencia Artificial, entre 1983 y 1984.

John McCarthy en 2006.

Un autor de ciencia ficción

McCarthy, quien se jubiló como profesor a fines del año 2000, exploró una sociedad inundada de inteligencia artificial en algunos de sus escritos de ciencia ficción.

Su cuento, “El robot y el bebé“, trata sobre una “madre soltera adicta al alcohol y al crac” de finales del siglo XXI que recibe un robot proporcionado por el gobierno para ayudar con la crianza de los hijos y las tareas del hogar.

Cuando este robot, llamado R781, no logra cocinar un sándwich lo suficientemente rápido para el gusto de la madre, ella procede a echar al robot y a su propio bebé de la casa.

Más tarde acusa a R781 de “secuestrar” a su hijo y demanda con éxito al fabricante del robot.

McCarthy, el escritor de medio tiempo y el ícono de la informática de tiempo completo, murió de un ataque al corazón en su casa de California el 24 de octubre de 2011, a los 84 años. 

Dejó dos hijas y un hijo, junto con su primera y tercera esposas (su segunda esposa murió mientras escalaba el Himalaya).

El nacimiento de la inteligencia artificial como disciplina científica

McCarthy trabajó en el Dartmouth College en la década de 1950 y en este período, fue el autor de una propuesta para una conferencia de investigación de verano de dos meses y 10 personas sobre “inteligencia artificial”. Era la primera vez que se utilizaba el término en una publicación. Al proponer la conferencia, McCarthy escribió:

“El estudio debe proceder sobre la base de la conjetura de que cada aspecto del aprendizaje o cualquier otra característica de la inteligencia puede, en principio, describirse con tanta precisión que se puede hacer una máquina para simularlo”.

La Conferencia de Dartmouth se llevó a cabo en el verano de 1956. Marvin Minsky también asistió a la conferencia y más tarde se convirtió en uno de los principales líderes de la inteligencia artificial y se unió a McCarthy en el MIT en 1959.

McCarthy hizo una contribución fundamental a la inteligencia artificial al sugerir y sostener que el conocimiento requerido por los programas de inteligencia artificial debe representarse en lenguajes lógicos mediante oraciones declarativas.

La propuesta de usar oraciones declarativas se basó en las perspectivas de McCarthy de que las oraciones lógicas pueden ser verdaderas en contextos más amplios en lugar de usarse en programas específicos.

Su trabajo sobre aplicaciones de inteligencia artificial que podrían funcionar usando conocimiento declarativo inspiró a otros investigadores a avanzar en el enfoque y producir una variedad de aplicaciones prácticas.

John McCarthy puso los cimientos de la inteligencia artificial.

Uno de los fundadores de la computación de la nube

Para abordar los desafíos en la creación de sistemas lógicos que usaron conocimiento de sentido común, McCarthy avanzó en el campo de la inteligencia artificial al extender la lógica para considerar diferentes contextos mediante el uso de conocimiento predeterminado.

El tiempo compartido a menudo se considera la base original del concepto que conocemos hoy como computación en la nube. McCarthy estuvo muy involucrado en la creación de los primeros sistemas de tiempo compartido, lo que contribuyó significativamente al crecimiento de Internet.

El sistema de tiempo compartido resultó de sus propuestas para crear métodos de distribución de recursos informáticos. Sus ideas son fundamentales en el diseño y la implementación de los paradigmas informáticos dominantes para compartir información.

La idea era una extensión lógica del enfoque de multiprogramación, que permitiría a las personas ubicadas en diferentes terminales acceder a un recurso informático similar al mismo tiempo. la idea de poder “compartir el tiempo” permitiría a los usuarios realizar grandes cálculos de manera asequible.

McCarthy propuso computadoras interactivas que facilitarían el desarrollo de una red interactiva para permitir que las personas interactúen en un momento similar.

La idea inspiró a los científicos de la comunidad del MIT a adoptar la propuesta y desarrollar un sistema de tiempo compartido compatible. Como resultado, sus ideas sobre los sistemas interactivos dieron forma al futuro de los sistemas informáticos interactivos para capacidades de tiempo compartido.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS