-5.2 C
Ushuaia
InicioSociedadEl Irízar eludió el témpano gigante en la Antártida pero ahora tiene...

El Irízar eludió el témpano gigante en la Antártida pero ahora tiene que atravesar un campo de hielo

El rompehielos logró flanquear un bloque de hielo de más de 1.560 kilómetros cuadrados y ya está rumbo a la base Belgrano II.

La Campaña Antártica de Verano 2022/2023 tiene un nuevo capítulo. El Rompehielos ARA “Almirante Irízar” inició el miércoles pasado una de las travesías más dificultosas. Emprendió su navegación hacia el sur del Mar de Weddell y, tras flanquear un témpano (A81) que se desprendió de la barrera de hielo Brunt, continúa el recorrido náutico para abastecer a la base antártica argentina más austral.

De acuerdo a lo planificado por el Comando Conjunto Antártico (Cocoantar), el buque zarpó desde la Base Antártica Conjunta (BAC) Orcadas para trasladarse hasta la BAC Belgrano II. La navegación representará un gran desafío. Es que en los próximos días, para alcanzar su destino, el rompehielos deberá atravesar un campo de hielo. Su presencia fue detectada a partir de las imágenes satelitales disponibles.

A esta comitiva, se le sumó otro condimento: la imponencia del témpano gigante denominado A81 que, a través del Departamento Operaciones de la unidad, es monitoreado a bordo por personal experto dependiente del Servicio de Hidrografía Naval. El equipo está liderado por la licenciada en Ciencias Oceanográficas, Ludmila Gómez Saez, y el Capitán de Corbeta y Licenciado en Ciencias de la Atmósfera, Álvaro Scardilli.

El rompehielos “Almirante Irízar” flanqueó el témpano A81

¿Qué es el témpano A81?

Este témpano es producto de una ruptura que se produjo el 23 de enero en la barrera de hielo Brunt que en 2021 ya había sufrido una primera fractura de otro témpano de grandes dimensiones: el A74.

En este caso, se rompió uno de sus extremos y se generó un témpano de unos 1.560 km2 de superficie. Con un área que abarca 25 millas náuticas de ancho por 30 de largo, se lo denominó témpano A81.

El témpano de hielo gigante que flanqueó el rompehielos ARA Almirante Irízar.

¿Por qué se llama así? La letra se debe al sector de la Antártida en la que se generó, el mar de Weddell, y el número registrado a estos desprendimientos desde las barreras de hielo.

Adicionalmente, se produjeron otras rupturas secundarias que formaron témpanos de varias decenas de kilómetros de extensión, que también están a la deriva en el sur del mar de Weddell.

El rompehielos “Almirante Irízar” flanqueó el témpano A81

¿Por qué representa un desafío?

La deriva de estos témpanos, del A81 y de los otros secundarios, es hacia el oeste, siguiendo el canal por el cual navega el rompehielos. Por eso la particularidad de esta ruptura, representa un desafío para el rompehielos, ya que se encuentran en la derrota que debe realizar para llegar a la Base Conjunta Antártica Belgrano II.

Desde antes que se produjera la fractura de la barrera de Brunt, el equipo del Servicio de Hidrografía Naval que está a bordo viene efectuando un seguimiento de las imágenes satelitales. Pero, tras la fractura, intensificaron la frecuencia del monitoreo.

Asimismo, diariamente se realizan los briefings glaciológicos donde se analizan las distintas derrotas para una navegación segura del Rompehielos hacia la Base Belgrano II.

El rompehielos “Almirante Irízar” flanqueó el témpano A81

Se estima que el gran témpano, de aproximadamente 150 metros de calado y un promedio de 90 metros de altura sobre el agua, se está desplazando lentamente hacia el oeste, a una velocidad de alrededor de 2 millas por día (aproximadamente 4 km).

El témpano de hielo gigante que flanqueó el rompehielos ARA Almirante Irízar.

A su vez, una vez arribados a la zona del A81, se realizó un vuelo glaciológico con los helicópteros Sea King para sobrevolar el témpano, y constatar cuántos témpanos secundarios y escombros de hielo liberó. No es un dato menor porque la presencia de estos factores podría dificultar la navegación.

Con esa información, el jefe del Departamento Operaciones, determinó la ruta de navegación más segura para flanquearlo. Simultáneamente, la glacióloga podrá determinar si se observan grietas, las que pueden producir otros desprendimientos dentro del témpano A 81 que podrían resultar peligrosos para la navegación de regreso hacia el norte. Además, el Capitán Scardilli podrá analizar cómo se produjo el quiebre de esa grieta en la barrera de hielo de Brunt.

Importancia operativa y científica

“Utilizamos todos los medios con los que dispone el buque para obtener un conocimiento científico y un rédito para el Servicio de Hidrografía Naval y para la Conae, que nos está brindando un gran apoyo enviándonos todas las imágenes que el satélite Saocom tiene de este témpano gigante. Esto nos permite hacer el seguimiento para saber dónde y cómo se está moviendo”, destacó el comandante del rompehielos ARA “Almirante Irízar”, capitán de Navío Carlos Recio.

El rompehielos “Almirante Irízar” flanqueó el témpano A81

Asimismo, respecto al A81 aclaró que desde el punto de vista operativo no representa un peligro porque el buque cuenta con todos los sistemas electrónicos de última generación, que fueron actualizados para esta Campaña Antártica, y la capacidad humana a bordo para analizar y poder tener una navegación segura.

“Lo más importante es que tenemos los medios tecnológicos adecuados, el personal con una capacidad de análisis in situ, empírico y matemático, que es de primer nivel a nivel internacional, y gente con experiencia a bordo que puede entender lo que los técnicos dicen para transformarlo en una operación segura”, recapituló el Capitán de Navío Recio.

MG

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS