4.8 C
Ushuaia
InicioSociedadContinúa la búsqueda del joven británico desparecido el lunes en Tenerife

Continúa la búsqueda del joven británico desparecido el lunes en Tenerife

Noticias y curiosidades del mundo

La Guardia Civil sigue buscando a Jay Slater, un joven británico de 19 años que desapareció el pasado lunes 17 de junio en Tenerife. Jay viajó a la isla con dos amigos para asistir al festival New Rave Generation, que tuvo lugar durante el fin de semana del 14 al 16 de junio.

Todo transcurrió con normalidad hasta la noche del domingo 16 de junio, cuando Jay decidió separarse de sus amigos y continuar la fiesta en el apartamento de otro grupo de jóvenes que había conocido durante el festival.

Un vecino ha revelado información sobre los dos hombres con los que Jay estaba antes de desaparecer. El rastro del joven de 19 años se desvaneció el lunes por la mañana después de irse con dos hombres británicos mientras estaba con amigos en la isla, donde había estado de vacaciones para un festival de música de tres días. Parecía estar tratando de regresar a pie al sur de la isla cuando llamó a su amiga Lucy Mae Law el lunes por la mañana, diciendo que su batería estaba al 1%.

Desde entonces, la policía ha estado buscando en una zona rural montañosa en el noroeste de la isla, cerca de la aldea de Masca, donde se localizó por última vez. Ahora ha salido a la luz información sobre los dos hombres con los que estaba el domingo por la noche, mientras emergen imágenes de la propiedad de alquiler, Casa Abuela Tina, donde supuestamente estuvo.

Una mujer identificada solo como Araceli, que trabaja en el negocio adyacente a la propiedad de alquiler, dijo: «Nunca vi al chico desaparecido, pero sé que la gente lo vio caminando solo. Vi a los dos hombres británicos que se alojaron aquí. Vinieron a tomar café con leche un par de veces. Uno tenía unos 40 años. El otro era un poco más joven». Añadió: «La policía ha hablado con ambos. Llegaron el sábado y se iban a quedar hasta el lunes, pero se fueron el martes».

Alarma

La amiga Lucy Mae Law dio la voz de alarma después de recibir una llamada de Jay, un aprendiz de albañil de Oswaldtwistle, Lancashire, alrededor de las 8 de la mañana del lunes, diciendo que estaba caminando de regreso a su alojamiento en el sur de la isla, que tenía sed y solo le quedaba un 1% de batería.

El teléfono de Jay se apagó poco después y su última ubicación conocida fue rastreada hasta la zona de Rural de Teno, una parte montañosa de la isla. Sus padres y su hermano han volado desde entonces para ayudar con la búsqueda.

Lucy se mostró insatisfecha con la búsqueda de la Guardia Civil, diciendo: «Necesitamos a la policía británica». Ella dijo al ‘Daily Mirror’: «Necesitamos a la policía británica aquí. Solo quiero encontrar a mi amigo. Lleva desaparecido tres días. Ahora no pinta bien. Sentimos que depende de nosotros encontrarlo y que estamos haciendo más que la policía».

Jay y sus amigos conocieron a los dos hombres en una rave el domingo por la noche y luego se trasladaron a una casa al otro lado de la isla. El joven de 19 años se despertó al día siguiente en el Parque Rural de Teno, a 10 horas a pie de su alojamiento en Los Cristianos.

Después de salir de la propiedad, llamó a su amiga Lucy Law para decirle que su teléfono estaba a punto de morir y que estaba varado en medio de la nada. El parque en el noroeste de la isla sigue siendo la última ubicación conocida de Jay. No se ha sabido nada de él desde entonces.

Los seres queridos dicen que están «agotados más allá de las palabras» mientras la búsqueda entra en su quinto día. Los dos hombres misteriosos con los que Jay estuvo por última vez no han roto su silencio y se entiende que han dejado la isla para regresar al Reino Unido. No está claro si los hombres hablaron con la policía en Tenerife antes de abandonar la isla.

Noche de fiesta

Imágenes inquietantes han emergido de la Airbnb a la que llevaron a Jay. Su última imagen en Snapchat fue una foto borrosa de una mano sosteniendo cigarrillos en Buenavista del Norte, que se encuentra dentro del parque. Lucy reveló que había rastreado la casa donde Jay se quedó y le dijeron que había salido el lunes por la mañana. Los dos hombres dijeron que Jay salió a comprar cigarrillos antes de regresar a la propiedad y decir que quería irse a casa.

Lucy comentó: que «logramos encontrar la casa. Llamé a la puerta y había dos personas allí. Me dijeron que Jay había hablado con los vecinos de al lado y ellos le habían dicho que había una guagua cada 10 minutos de regreso a Los Cristianos. La parada estaba justo al lado de la casa. Así que obviamente, si hubiera ido a tomar la guagua, no se habría perdido porque la parada era visible desde la puerta principal».

Según los locales, Jay fue visto «caminando solo» antes de su desaparición. Araceli, que trabaja en el negocio junto a la propiedad de alquiler donde Jay supuestamente se quedó antes de desaparecer, dijo al medio británico The Mirror: «Nunca vi al chico desaparecido, pero sé que la gente lo vio caminando solo. Vi a los dos hombres británicos que se alojaron aquí. Vinieron a tomar café con leche un par de veces. Uno tenía unos 40 años. El otro era un poco más joven. Llegaron el sábado y debían quedarse hasta el lunes, pero se fueron el martes».

Lucy ha pedido que los dos hombres sean interrogados por la policía británica. Anteriormente describió su desaparición como «sospechosa», y agregó: «Hay algo raro en todo esto».

La madre, desesperada

Debbie Duncan, la madre de Jay, emitió esta semana una desesperada súplica emocional por el regreso seguro de su hijo. Teme que el joven haya sido secuestrado y ha volado a la isla mientras continúa la búsqueda. Rompiendo a llorar, dijo a ‘ITN’: «Es una pesadilla viviente. Es como un sueño, como si no estuviera ocurriendo. No se lo desearía a nadie. Solo quiero a mi bebé de vuelta. Por favor, cualquier persona que pueda ayudar, que lo busque. Hay una área enorme ahí fuera, enorme. Está en algún lugar o alguien sabe dónde está. Solo necesitamos encontrar a mi bebé».

La comunidad local de Oswaldtwistle, cerca de Blackburn, se reunió en un evento en la iglesia para un «servicio de esperanza». Amigos describieron a Jay como el «alma de la fiesta» a ‘Sky News’.

Mientras tanto, la abuela de Jay, June Duncan, dijo que está «aterrorizada» al pensar en lo que podría haberle pasado. Ella comentó a ‘LancsLive’: «Cuanto más tiempo pasa, más preocupante es. Estoy pasando cada día como puedo. Hace calor en Tenerife y no puedo soportar pensar en lo que le ha pasado a Jay, estoy aterrorizada».

La búsqueda de Jay continúa con policías, bomberos, perros rastreadores, drones y helicópteros peinando las colinas donde fue visto por última vez.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS