-1.2 C
Ushuaia
InicioSociedadAlud en Bariloche: por qué los turistas no se enteraron del alerta...

Alud en Bariloche: por qué los turistas no se enteraron del alerta antes de salir a caminar

La montaña es un sitio peligroso aún para quienes están preparados o son expertos en la materia. Porque, además de los desafíos propios de la geografía y el clima, se suma el de las dificultades de comunicación en sectores alejados de las grandes ciudades. En este contexto, hablar por celular puede resultar complicado. Aunque en ocasiones se consiga y termine salvando vidas.

El jueves, Lucila Collado (35) e Iván Nichi (33), dos turistas de La Plata, salieron del Refugio San Martín con destino a Bariloche cuando pesaba sobre el Parque Nacional Nahuel Huapi y toda la región una Alerta Amarilla del Servicio Meteorológico Nacional, que advertía tormentas eléctricas y lluvias torrenciales. Pero ellos nunca se enteraron.

Ambos habían pasado la noche en las instalaciones que están enclavadas frente a la Laguna Jakob y al salir no había lluvias ni señales de que el clima pudiera ofrecer complicaciones. De hecho, no llovía en absoluto.

Los encargados del refugio tampoco estaban al tanto del comunicado difundido para aquella jornada por la administración del parque. La información sí estaba disponible en Bariloche, donde los medios locales y páginas oficiales habían lo difundido profusamente.

Lucila Collado e Iván Nichi fueron arrastrados por un alud en Bariloche.

Lucila e Iván no fueron los únicos en hacer trekking aquel día en el Parque Nacional Nahuel Huapi, se calcula que decenas de personas caminaron por los incontables senderos que atraviesan las 710 mil hectáreas que componen su territorio. También se registraron movimientos desde otros refugios como el Agostino Rocca, Berghof, Frey, López, Otto Meiling e Italia Manfredo Segre.

El refugio San Martín tiene capacidad para 48 personas y por estas épocas en general se encuentra colmado.

Es que en general el parque no cierra sus senderos o prohíbe expresamente el tránsito de los turistas. Cada senderista opera bajo su responsabilidad en estos casos, explican desde la administración. Si existe algún tipo de restricción, estas suelen ser muy puntuales y solo durante el tiempo específico que dure el frente de mal tiempo. Que pueden ser minutos u horas.

Unos 5 minutos antes que la pareja de La Plata, otros turistas cruzaron por los mismos arroyos sin tener problemas. Un hecho que solo resalta lo aleatorio del clima y el caprichoso “humor” de la montaña en la Patagonia.

El alud que afectó a la pareja de turistas arrastró “piedras del tamaño de un auto”, según dijo una de las víctimas.

Después de avanzar en su recorrido un buen rato y ya cerca del Tambo de Báez, la pareja quedó atrapada por un alud o corriente compuesta de agua, lodo, piedras y trozos de árboles. Como consecuencia, Lucía sufrió una doble fractura expuesta y perdió parte de una pierna. En la localidad, médicos y rescatistas aseguran que se trató de un milagro. Por estas horas, la mujer se recupera en el Hospital Zonal de Bariloche en una sala de Cuidados Intermedios.

El aguacero que los sorprendió y que probablemente desencadenó el desprendimiento de material rocoso, alimentando el caudal del arroyo, se prolongó por unos 15 minutos. Con eso bastó para provocar la tragedia.

La queja de los turistas fue que no recibieron información sobre el alerta cuando salieron del refugio, aunque existen razones para explicar esta omisión, explican a Clarín sus encargados.

“Desde el Refugio no solo no nos avisaron a nosotros de la alerta de tormenta, sino que no le advertían a nadie, dejaban bajar a la gente sin advertirles de nada”, dijo Nichi a El Día de La Plata, y detalló que en el sector no había señal de teléfono. “No estábamos al tanto de tormenta. Nos sorprendió de un momento a otro el chubasco”, aseguró.

Lo cierto es que en los refugios no hay internet y las comunicaciones con la civilización son difíciles casi siempre. Por otro lado, los encargados de los refugios sólo acceden al dato de las alertas del Parque cuando desde el propio parque se comunican por radio por alguna razón de suma importancia, señala a Clarín Claudio Fidani concesionario del refugio.

“Nosotros no estábamos al tanto de la alerta y no tuvimos acceso al comunicado del Parque Nahuel Huapi. El aguacero del jueves duró alrededor de 15 minutos y este tipo de situaciones climáticas son normales en la montaña. Es un sitio en el que hay cambios constantes que van desde el viento a las lluvias, justamente hay que ser precavido siempre”, explica Fidani, uno de los montañistas más respetados de la región. Fue uno de los rescatistas que salvó la vida de la joven.

“La montaña es un lugar difícil y peligroso, todo el tiempo tenés condiciones climáticas cambiantes y cerrar senderos o el parque no es algo que se haga habitualmente en los parques de cualquier lugar del mundo. Puede ser contraproducente porque genera situaciones complicadas también para el que hace trekking o escala. No es fácil decir qué deberían haber hecho estos chicos. No siempre quedarse en el refugio es una opción”, señala Toncek Arko, historiador de la montaña y legendario guía de Bariloche.

“Prohibir transitar es muchas veces una cuestión política, porque la naturaleza tiene sus propias reglas y cambia siempre. Lo que sucede es que la gente sale a caminar y se olvida del inmenso poder de la naturaleza, entonces, por más que exista un alerta, esta puede ser muy puntual, porque condiciones complejas vas a tener siempre en la montaña”, afirma Arko.

Los refugios tienen radio y así se pueden comunicar (con Bariloche o Parques Nacionales), pero no hay costumbre de avisar sobre cierres de picadas o cuestiones climáticas. Esas comunicaciones las hace parques al público por sus redes habitualmente”, explica a este diario Mariano Sebesta, del Agostino Rocca.

“Nosotros no tenemos el poder de prohibirle a la gente nada dentro del parque. Esas son incumbencias de los guardaparques. Nosotros solo somos responsables de lo que pase dentro del refugio”, suma.

Desde el Parque Nacional Nahuel Huapi explican que el comunicado advirtiendo el Alerta del Servicio Meteorológico Nacional fue ampliamente difundido en los medios de Bariloche y las organizaciones vinculadas a la montaña. También reconocen que no se cierran senderos o áreas a pesar de las alertas en cuestión.

“Tenemos un procedimiento formalizado que, ante las alertas que genera Servicio Meteorológico Nacional, emitimos partes y tomamos decisiones según el tipo de alerta. A raíz de este caso se emitió un Alerta Amarilla por lluvias torrenciales y tormentas eléctricas, y cumpliendo con ese procedimiento, nosotros hacemos una comunicación masiva advirtiendo el fenómeno, pero no se cierran las áreas o senderos”, indicó a Clarín Horacio Paradela, intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi.

“Esta comunicación masiva la reciben todos los medios y se despliegan y también las organizaciones, como el caso del Club Andino. Ahora que el refugio está expresando eso (que no tenían la información oficial) vamos a hacer la corroboración formal del caso”, agregó.

Bariloche. Corresponsal

SC

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS