7.8 C
Ushuaia
InicioPolíticaAtentado contra Cristina Kirchner: pese a la denuncia de un testigo clave,...

Atentado contra Cristina Kirchner: pese a la denuncia de un testigo clave, un sumario interno de la Policía dice que los custodios actuaron de manera correcta

Noticias y curiosidades del mundo

Dos meses antes del inicio del juicio oral, la Superintendencia de Desarrollo Profesional de la Policía Federal, sobreseyó a todos los custodios que el 1 de septiembre de 2022 tenía a su cargo el dispositivo de seguridad de Cristina Kirchner. Las conclusiones determinaron que todos habían cumplido de manera correcta con los procedimientos que correspondían a la protección de la ex vicepresidenta el día del atentado y que trabajaron «acorde al protocolo». El informe sostiene que mantuvieron contacto cercano y continuo con ella y además, que no habría elementos para acusarlos de alguna transgresión. Sin embargo, la causa penal que los tiene bajo investigación, continúa abierta en Comodoro Py y tras el ataque se conocieron decenas de irregularidades cometidas por los custodios.

Uno de los puntos oscuros de cómo trabajó esa noche la custodia es que fue un civil el responsable de atrapar a Fernando Sabag Montiel y no sus custodios. Fue un grupo de militantes los que detectaron el arma de fuego y redujeron a Sabag Montiel. De hecho, la Policía había habilitado que La Cámpora se ocupe de parte de la custodia de la vicepresidenta como reveló Clarín en su momento.

La misma madrugada en la que Cristina Kirchner fue víctima del atentado, todo el personal a cargo del dispositivo de seguridad de Cristina Kirchner prestó declaración testimonial en la causa que lleva como carátula la tentativa de homicidio. Cuando la causa quedó delegada en la fiscalía a cargo de Carlos Rívolo, impulsó una línea de investigación que se concentra en el rol de la custodia y si la misma cometió alguna omisión y/o imprudencia en su desempeño.

Hay que recordar que después de que Sabag Montiel apuntó con el arma de fuego a quince centímetros de la cabeza de la ex vice, la custodia no la retiró del lugar. Todo lo contrario: Durante seis minutos Cristina Kirchner continuó caminando entre los militantes y vecinos, firmando libros, con una extrema proximidad con todos ellos pese al ataque que había sufrido. Además, la militancia ya había reducido a Sabag Montiel y Federico García -que declaró este miércoles en el juicio-, contó que él pisó la pistola Bersa 32 y que otras personas fueron a llamar a la custodia.

El momento que Fernando Sabag Montiel intenta disparar contra Cristina KirchnerEl momento que Fernando Sabag Montiel intenta disparar contra Cristina KirchnerCuando fue el turno de la ex vice, declaró ante la justicia federal que no se percató del suceso, y eso explica porque continuó hasta la puerta de acceso a su departamento del barrio de Recoleta. Hubo un dato más: su secretario privado, Diego Bermúdez contó ante la justicia federal la inacción de la custodia: “La veo a ella bien (por Cristina Kirchner) y empiezo a buscar el fierro en el piso y había muchos pies juntos y no lo puedo visualizar. Yo nunca vi el arma hasta ese momento. Vuelvo, me acerco a ella y a la custodia y le empiezo a decir a ellos que hay que sacarla y que manden gente».

Tras esa advertencia nadie reaccionó. La vicepresidenta siguió caminando y firmando libros durante seis minutos hasta que ingresó a su domicilio. Ninguno de los agentes de la Policía Federal encargados tomó la decisión de evacuarla. Incluso a pesar de que detrás de Cristina Kirchner, se encontraba uno de los autos que la trasladaban, un Toyota Corolla blanco.

No fue lo único. Bermúdez que había quedado cara a cara con Sabag Montiel fue quien lo palpó para ver si tenía el arma después de que escuchó que alguien gritaba “que había un fierro”. Tras ese episodio, el secretario le avisa a los custodios que «hay que sacarla», pero nada sucede.

Fernando Sabag Montiel en el juicio por el intento de asesinato a Cristina Kirchner. Foto Guillermo Rodriguez Adami.Fernando Sabag Montiel en el juicio por el intento de asesinato a Cristina Kirchner. Foto Guillermo Rodriguez Adami.El fiscal federal Carlos Rívolo impulsó la investigación sobre la custodia al entender que tenían la obligación de velar por la seguridad de la ex vice. Los integrantes de la Policía Federal a su vez pertenecientes a la División de Custodia de dicha Fuerza, tenía un protocolo que aplicar ante el ataque del que fue víctima Cristina Kirchner.

En simultáneo se ordenó que se abra un sumario administrativo que le compete a la Policía Federal, bajo la órbita del Ministerio de Seguridad de la Nación, para determinar responsabilidades, evaluar el accionar y definir -como sostiene la hipótesis en la causa penal- de que podría existir algún incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El sumario puso bajo investigación a Jorge Pellegrino, Jefe del Departamento Asistencia Técnica y Servicios, al Subcomisario Guillermo Gallo que tenía a cargo el dispositivo de seguridad aquella noche, ya que Diego Carbone -jefe de la seguridad de Cristina Kirchner-, no se encontraba en el lugar.

Asimismo, se investigó a Matías Fernández, Subinspector, a Santiago Guiglielmoni y al Sargento Guillermo Tizeira.

Se los había acusado de haber sido imprecisos en el desarrollo del dispositivo de seguridad, como también de posibles inconsistencias en las acciones de prevención (por ejemplo la planificación del dispositivo de seguridad).

Esta investigación que cursó dentro de la Policía Federal de quien depende la División de Custodia, se concentró en el análisis del protocolo de actuación “Número 7” como se denomina a la normativa que rige para la custodia de funcionarios y dignatarios. También se estudiaron las operaciones realizadas en relación a lo que se conoce como “Servicio Refuerzo Departamento Seguridad Vicepresidencial”.

Sobre esos aspectos es que la fiscalía estableció un posible grado de responsabilidad. Pero para los responsables de realizar el sumario, ocurrió todo lo contrario.

Según la información a la que accedió Clarín, en las conclusiones firmadas el 25 de abril de este año, y que corresponden al sumario, se señaló que a la hora de evaluar los dispositivos, como las formaciones adoptadas y aquellos aspectos de relevancia, en base a un croquis, como diversos registros fílmicos, sumado las testimoniales de la custodia, “se estableció que el personal policial dio cumplimiento estricto al tipo de accionar específico de acuerdo a la situación, entorno y momento de la protección de la ex-mandataria”.

Junto con ese planteo, se señaló que la custodia mantuvo de manera constante “un estrecho contacto” con Cristina Kirchner. Pese a que ninguno detectó el arma de fuego ni el peligro al que estuvo sometido durante varios minutos.

No fue lo único que se volcó en el sumario administrativo de cinco páginas. La Policía Federal indicó que al momento, no hay elementos que tengan sustento suficiente que permita aseverar una “transgresión al régimen imperante”, que rige el actuar de la custodia. Entonces, remata el documento oficial, que todo lo que hicieron aquella noche del 1 de septiembre de 2022, fue “acorde con el protocolo” que rige para este tipo de circunstancias.

Acto seguido, con diez artículos en su parte resolutiva y en el marco de estas actuaciones administrativas, se sobreseyó a todos los integrantes de la custodia que trabajaron aquel 1 de septiembre, la noche en la que Sabag Montiel intentó asesinar a la ex Presidenta. En otras palabras: todos, según la propia Policía, procedieron correctamente y respetaron lo que indicaba el protocolo.

Las conclusiones de este informe no fueron suficientes para que el fiscal Carlos Rívolo pida el archivo del expediente penal, todo lo contrario, esa causa continúa abierta y “a la espera de que pueda surgir algún nuevo elemento durante el desarrollo del juicio”, indicó una fuente judicial a Clarín.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS