-5.2 C
Ushuaia
InicioDeportesBoca: el único cambio que planea Ibarra en La Bombonera y la...

Boca: el único cambio que planea Ibarra en La Bombonera y la historia de un perro que une a Merentiel con Riquelme

Boca volverá a ser local en la Liga Profesional: por la segunda fecha, recibirá el domingo a Central Córdoba de Santiago del Estero (19:15). El entrenador Hugo Ibarra tendrá la chance de repetir casi el mismo equipo que ganó en la jornada inaugural, mientras espera por la puesta a punto del flamante refuerzo Miguel Merentiel, el delantero uruguayo que habló este viernes y reveló su historia cruzada con el vicepresidente Juan Román Riquelme.

Para la idea del ‘Negro’ de cara a este 2023 es una buena noticia. Porque pretende en este inicio ratificar apellidos, buscar un mejor funcionamiento y por eso solo hará un cambio en la parte defensiva.

Foto: ALEJANDRO PAGNI / AFP.

Con Sergio Romero recuperado del calambre tras su estreno en el arco de Boca, y con Advíncula, Valdez y Figal a disposición, el enroque de posiciones será en el sector izquierdo de la última línea. Porque Frank Fabra retornó de la Selección de Colombia y estará a disposición, en el sitio que dejará Agustín Sández (se hizo estudios en su rodilla derecha pero no arrojaron ninguna lesión). Con eso, y salvo una incorporación sobre el cierre del mercado, el DT armará su defensa ideal para este semestre. Una buena prueba.

El mediocampo volverá a encontrar a Pol Fernández y a Juan Ramírez rodeando a Alan Varela, aunque ya el entrenador (todavía invicto desde que asumió en La Bombonera) anticipó que Equi Fernández puede meterse rápido como variante si el segundo no le da respuestas en el campo de juego. Y más: el paraguayo Óscar Romero estará de nuevo como enlace, tras su buen partido ante Atlético Tucumán, pero también puede posicionarse en el mediocampo si Boca necesita sumar gente en el ataque.

Otra vez Nicolás Orsini será el punta ante la suspensión de Darío Benedetto (aun le restan tres jornadas de sanción) y la lesión de Luis Vázquez, pero a su buenos movimientos del estreno deberá sumarle lo antes posible el gol. Por eso el DT sumará en la lista de concentrados a Miguel Merentiel, recién llegado pero a tono en lo físico por su pretemporada con Palmeiras. Será una carta más en un ataque nutrido desde los extremos con Villa, Langoni y Zeballos pero que también puede tener a Gonzalo Morales junto a ellos.

Por lo pronto, si no existe ningún imponderable, el once para recibir a Central Córdoba será: Romero; Advíncula, Bruno Valdez, Figal, Fabra; Guillermo Fernández, Alan Varela, Juan Ramírez; Óscar Romero; Villa y Orsini.

El perro Juan Román

Este viernes, Merentiel se presentó en conferencia de prensa y, sobre el cierre, dejó una cómica historia que hasta le sacó una sonrisa. “Tuve contacto con Román, hablé en el predio de Ezeiza. Me recibieron muy bien los chicos. Tengo un perro que se llama Juan Román por el aprecio que le tengo a Riquelme desde chico. Tiene cuatro años y lo queremos mucho”, confió.

Además, le dejó su promesa para los hinchas de Boca: “Lo que van a ver de mí es la garra. Todos los partidos voy a dejar la vida por esta institución y voy a portar de donde me toqué al equipo. Es una institución muy grande, ya me tocó en Palmeiras estar en una institución muy grande también, así que vengo a dejar todo en la cancha. Entrega no va a faltar”.

Será el uruguayo número 51 en ponerse la camiseta del ‘Xeneize’. El primero fue Luis Cerezo, quien se desempeñaba como marcador central y, en simultáneo, fue el segundo presidente de Boca. Jugó 68 partidos desde 1905 hasta 1916. ¿El último? Lucas Olaza.

Hubo varios uruguayos que dejaron su huella. Pero el primer gran ídolo fue Severino Varela. Le hizo cinco goles a River y los fieles xeneizes lo adoptaron. Ganó 3 títulos en Boca:campeonatos de 1943 y 1944 y la Copa Confraternidad 1945.

Quienes lo vieron jugar, según reconstruye el sitio Historia de Boca, dicen que era un cabeceador temible a pesar de su mediana estatura. Jugaba con una inolvidable boina. En 1946, a pesar del clamor popular, se quedó en Montevideo, donde tenía un empleo estatal. Ya no podía ir y venir en barco para jugar el campeonato argentino cada fin de semana.

Entre los 51 uruguayos de Boca, hay algunos que serán recordados por los contemporáneos de la década del 90. Por ejemplo, el inigualable Sergio Manteca Martínez. “Uruguay es chiquito y esto tiene una dimensión muy grande, para bien o para mal”, le dijo Oscar Washington Tabárez, su compatriota que era técnico en aquel equipo de 1992. Quedará en la memoria colectiva su festejo colgado en el alambrado de la Bombonera por un gol en un Superclásico.

Ángel Romano, Máximo Gelmi, Juan Delgado, José Benincasa, Armando Artigas, Luis Solans, Zoilo Canaveri, General Viana, Domingo Gelpi, Enrique Castro, José Antonio Vázquez, Fausto Roselló, Javier Ambrois, Walter Davoine, José Sasía, Alcides Silveira, Rubén González, Raúl Cardozo Crespo, Milton Viera, Hugo Lacava Schell, Ariel Krasouski, Fernando Moreno, Julio César Balerio, Richard Tavares, Milton Sánchez, Julio Daniel Morales, Rubén Polilla Da Silva, Carlos Silva, Hugo Romeo Guerra, Gabriel Cedrés, Sergio Orteman, Carlos Bueno, Álvaro González, Sebastián Sosa, Santiago Silva, Emiliano Albín, Adrián Gunino, Ribair Rodríguez, Nicolás Lodeiro, Rodrigo Bentancur, Nahitan Nández y Lucas Olaza forman esa nómina.

Firmó Barco

Después de un mes de idas y vueltas, y una transferencia frustrada al Getafe de España, el lateral izquierdo juvenil Valentín Barco -uno de los principales proyectos del club- estampó la extensión de su contrato hasta diciembre de 2024.

De apenas 18 años, la cláusula de Barco -que el jueves había jugado por segunda vez como titular en la Reserva- se mantendrá en 10 millones de dólares.

MAS NOTICIAS
NOTICIAS RELACIONADAS